La ley LSSICE, también llamada LSSI, establece, en pro de la seguridad de los ciudadanos, una serie de herramientas para controlar que las empresas que se encarguen de prestar servicios relacionados con Internet cumplen con las obligaciones que tienen impuestas al respecto. En concreto, a través de lo que es el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, autoriza a inspeccionar, controlar y verificar a aquellas entidades en ese sentido.

Así, puede iniciar un procedimiento en el que responsables debidamente acreditados se encargarán de comprobar si las “investigadas” respetan y acometen los deberes que la legislación les tiene establecidos. Eso puede llevar a que certifiquen que todo es correcto o a que dictaminen que hay infracciones, lo que va a suponer que tengan que hacerle frente a un proceso sancionador.

Si tú te encuentras ahora con tu compañía en ese punto, en el que has sido sancionado por no seguir a rajatabla la LSSICE, es importante que no sólo tengas paciencia y reconozcas tus errores sino también que cuentes con el asesoramiento de profesionales del sector, como sería el caso de los que dan forma a Expertia LOPD. Y es que te ayudaremos ofreciéndote servicios que servirán para que puedas adecuar por completo tu empresa a lo que te exige la ley, desarrollando para la misma desde la elaboración del exigible documento de seguridad hasta la inscripción de los ficheros pasando por un correcto servicio de mantenimiento y de auditoría.

De la misma manera, para que puedas afrontar de la mejor forma posible ese proceso sancionador te podremos dar información al respecto del precio que vas a tener que pagar por tu error:

  • Las infracciones leves pueden llevar a abonar una multa máxima de 30.000 euros.

  • Las infracciones graves suponen multas de entre 30.001 a 150.000 euros.

  • Las infracciones muy graves requieren el pago de una multa que oscila entre los 150.001 y los 600.000 euros.