Uno de los pilares fundamentales que dan forma a la conocida LSSICE o LSSI es su apartado destinado a defender los intereses y derechos de los usuarios y consumidores. Personas estas que, por determinadas razones, pueden reclamar el cumplimiento de la ley y las obligaciones que se han contraído por parte de empresas y organismos e incluso la subsanación de los daños que se les han podido causar como consecuencia de la utilización de lo que son medios electrónicos.

Para poder actuar en ese sentido y que se pueda reparar la situación creada, es importante tener en consideración que, tal y como damos cuenta a nuestros clientes en Expertia LOPD, a dos maneras fundamentalmente de resolver los conflictos:

De manera extrajudicial

Desde la mencionada ley se apuesta en todo momento porque se puedan resolver situaciones como las planteadas sin necesidad de tener que recurrir a las autoridades judiciales, ya que de esta forma el proceso será mucho más rápido, menos engorroso porque se evitarán tramitaciones varias y, lógicamente, también mucho más económico.

En concreto, para poder apostar por esa vía hay que tener en cuenta que hay varias posibilidades que se pueden emplear y que permitirán conseguir el resultado esperado: el acuerdo entre ambas partes y la resolución de los daños causados. En concreto, entre las más significativas se hallan estas:

  • A través del propio servicio de reclamaciones que posea la empresa con la que ha surgido el conflicto.

  • Recurriendo a la “intermediación” del defensor del cliente que pueda existir en la entidad o en organismos ajenos a la misma.

  • Haciendo utilización de lo que son los códigos de conducta existentes en la compañía en cuestión y más concretamente del conjunto de normas deontológicas que se incluyan en los mismos y que aquella se comprometiera a hacer cumplir en materia de LSSICE.

Todo eso sin pasar por alto que, además, también se puede recurrir al empleo, según los casos y la internacionalidad de los mismos, de lo que son los sistemas de arbitraje o incluso del Centro Europeo del Consumidor.

Por la vía judicial

Ni que decir tiene que a nivel judicial se puede optar por la resolución de conflictos en la materia que nos ocupa a través de lo que se conoce como acción de cesación. Esta, que se encuentra regulada por lo que es la Ley de Enjuiciamiento Civil, lo que permitirá es que terminen de manera inmediata las situaciones que se considera que están provocando una lesión de los intereses pertinentes.